5178E089-AA7E-4F84-A3FF-4604AAB86B33

Todos estamos acostumbrados a ver escenas de perros que son reprendidos en cuanto se separan un poco de su acompañante, perros que son atados rápidamente en cuanto su humano ve que otro perro se acerca a lo lejos, perros que reciben un tirón de correa cada vez que se paran a oler…..

Nosotros somos los primeros que decimos que hay que ser proactivos, anticiparnos y prevenir los problemas antes de que aparezcan pero ¿donde está el límite? En nuestra opinión, una cosa es anticiparse a un problema previendo lo que puede suceder en base a nuestro conocimiento del perro, la forma en la que actúa, se relaciona, piensa, etc.  y otra bien distinta es tratar de solucionarlo todo por esa vía, aparentemente cómoda para nosotros pero fatal para nuestro perro, consistente en no dejarle pensar y actuar libremente, en reprenderle, someterle… en no dejarle comportarse como lo que es:  un perro.

Si queremos enseñar algo a nuestro compañero, lo que deberíamos buscar no es la corrección sino que el perro elija libremente la acción que pretendemos que realice, ya sea permanecer junto a nosotros, venir cuando le llamamos, etc. Está claro que si el perro realiza estas acciones habitualmente, llegará un momento en el que las interiorizará y las realizará de forma mas o menos automática pero será él quien haya decidido hacerlas.

Por el contrario, si en cuanto sospechamos que nuestro perro va a coger algo del suelo, ya le estamos diciendo “¡NO!” o cuando vemos un perro a lo lejos ya les estamos diciendo “quieto, quieto, quieto…” podemos conseguir dos cosas: que el perro se acostumbre a oír e ignorar nuestra sintonía de fondo o que, por la forma de hacerlo, el perro acabe temiendo nuestra reacción y, en el peor de los casos, convirtiendose en un perro zombie (si queréis entender lo que es un perro zombie podéis pinchar en el siguente enlace para ver el artículo que publicamos sobre perros obedientes que en realidad son perros con miedo) y/o en un perro con problemas de comportamiento. En cualquiera de los casos, estaremos generando estrés a nuestro perro y estableciendo una mala relación con él, basada en el miedo la sumisión y la dependencia.

Por lo tanto deberíamos anticiparnos a posibles problemas (teniendo siempre en cuenta que muchas veces no hay ningún problema y somos las personas, con nuestra ansiedad, las que los generamos), en el momento necesario, anticipándonos pero sin precipitarnos, sin corregirle, etc. (algo que solo conseguiremos observandole, aprendiendo a analizar, practicando progresivamente con nuestro perro y dándole alternativas a la acción que no queremos que realice/premiando la que queremos que realice) y conseguir que nuestro compañero sea un perro vivo que elija la opción que nosotros le ofrecemos, no por miedo, sino porque sabe que es la opción que mayores beneficios le reporta.

Muchos lectores se estarán preguntando ¿pero por qué voy a fomentar que mi perro elija cuando ellos mismos reconocen que se puede lograr el mismo objetivo provocando que el perro tema nuestra reacción? Pues porque, aparte de la cuestión ética y los problemas de comportamiento que pueden surgir, relacionados con el miedo, son innumerables los beneficios de permitir y fomentar que tu perro piense.

Un perro en el que hemos fomentado que resuelva problemas, que decida y piense por si mismo, es un perro mas feliz, mas listo, mas seguro, mas autónomo, que nos generará menos problemas…. sin embargo, un perro al que atosigamos constantemente (hablando, ordenando, manipulando, etc.), al que reprendemos, en el que buscamos la obediencia sin dejarle pensar ni reaccionar de forma natural, será un perro mas inseguro, infeliz, dependiente, tendente a manifestar problemas de comportamiento…

Por lo tanto, desde dogminancia.com os recomendamos que dejéis pensar a vuestros perros y que fomentéis que lo hagan, tanto en todas las rutinas del día a día, como realizando distintos juegos, ejercicios y actividades con ellos. Vuestro perro os lo agradecerá y vosotros disfrutaréis mucho mas de él, que al fin y al cabo y como siempre decimos… ¡¡¡es lo mas importante!!!

Puedes ver todas nuestras publicaciones siguiendo este enlace.

Nilo, aparece en la fotografía de cabecera de esta publicación pensando, pero no de la forma que nos gustaría. Seguramente solo piensa en que cambie su suerte, que alguien se fije en él y le de un hogar en el que poder sacar todo lo bueno que lleva dentro. Si quieres acoger o adoptar a esta preciosidad puedes ponerte en contacto con Hoope:

Deja un comentario