Tres cosas imprescindibles en la relación con tu perro

Tres cosas imprescindibles en la relación con tu perro (y una de regalo)

Hace mucho tiempo que no escribimos, (demasiado, seguramente) pero ello no implica que hayamos estado desconectados de los perros todo este tiempo.

Por supuesto, hemos convivido y tratado con perros, pero en estos meses nos hemos dedicado mucho más a la observación (de los perros, de los humanos, de la relación entre ellos y de la relación de todos ellos con el entorno).

Hemos confirmado muchas cosas que ya sabíamos, hemos aprendido o matizado otras, pero, sobre todo, hemos aprendido a identificar y centrarnos aún más en lo verdadera importante…

Hemos escrito muchas publicaciones que, seguramente, siempre giran entorno a las mismas ideas, pero a continuación vamos intentar sintetizarlo todo en las tres cosas (y otra que liga todas ellas) que, en nuestra opinión, son fundamentales para tener una buena relación con nuestros perros (os anticipamos que son conceptos generales, que engloban distintas cosas, pero que, con solo entenderlos, pueden hacer que dejemos de sufrir a nuestro perro para pasar a disfrutar de él):

  • Proporcionarles un entorno seguro: si nuestro perro siente miedo, está estresado, no está cómodo, no puede cubrir sus necesidades básicas, etc. ¿cómo se va a poder relacionar bien con nosotros y con el entorno? Para asegurarnos de que nuestro perro tiene el entorno seguro que necesita deberemos analizar cada caso particular, pero, por ejemplo, nuestro perro tiene que poder cubrir sus necesidades básicas (lugar adecuado para descansar, buena alimentación, etc.), tiene que tener un entorno libre de castigos, gritos, etc., debemos eliminar o tratar de mitigar todo aquello que le suponga un nivel miedo y/o estrés que no sea capaz de gestionar, etc.
  • Límites bien definidos y claros: muchas personas entienden que la educación amable, respetuosa, en positivo, etc. implica que nuestro perro puede hacer siempre lo que quiera, pero no es así. Los límites son necesarios para la convivencia (más aún entre especies distintas) pero si no están bien definidos (ejemplo: deben ser justos y posibilitar al perro su cumplimiento. Si exijo demasiado al perro, queriendo que camine todo el rato al lado mio, o le pido cosas que no es capaz de cumplir, como dejar de ladrar, no estaré definiendo bien los límites) y no son claros (a veces le dejo subirte al sofá y otras no, a veces le doy comida en la mesa y otras me enfado porque se acerca, etc.) ¿cómo voy a pretender que el perro los cumpla? Este punto implica conocer mejor a nuestros perros, porque muchas veces les exigimos comportamientos que para las personas son fáciles de cumplir, pero para los perros no…
  • Entender sus emociones y no invalidarlas: las emociones son, la mayor parte de las veces, la clave para entender los “problemas de comportamiento” de los perros. Si no las tenemos en cuenta o directamente pensamos que no las tienen, será imposible que nos relacionemos bien con ellos (por ejemplo, si un perro se relaciona mal con otros perros porque tiene miedo y no lo tenemos en cuenta y le obligamos a relacionarse, estaremos incrementando el problema). Además no basta con conocer y entender sus emociones sino que tenemos que tratar de reaccionar bien ante ellas y no invalidarlas (si mi perro está en un tumulto de gente lleno de miedo y estrés y le digo el típico “venga que no pasa nada” y le fuerzo a soportar esa situación, le estaremos fastidiando un poco mas la vida y dinamitando nuestra relación con él) porque si algo rompe el vínculo y nuestra relación con los perros es que sientan que no les entendemos o que somos injustos con ellos… No hay emociones buenas o malas, por lo que no hay que negarlas o invalidarlas, sino que hay que ayudarles a gestionarlas.

Bueno, estos eran los tres puntos clave de los que queríamos hablar y, quizás, algunos de los que hayan llegado hasta aquí pensarán que con esto no es suficiente, que cada uno decimos una cosa, etc. pero recordad que falta otro punto (el de regalo) que, en nuestra opinión, lo une todo y cierra el círculo:

  • Entender cómo se comunican los perros y aprender a comunicarnos con ellos: esta creemos que es una de las principales carencias que tenemos las personas que compartimos la vida con perros y es que la comunicación de los perros es tan distinta a la de los humanos que puede ser difícil de entender para nosotros, pero con conocer y entender bien las señales de calma, aprender a “escuchar y leer” a nuestro perro y al resto y aplicarlo en el día a día, estaríamos dando un paso de gigante en nuestra relación con ellos. Porque si nuestro perro nos gruñe cuando nos acercamos a la comida, sabremos que no le estamos proporcionando un entorno seguro, si se muestra nervioso, incómodo, etc. cuando tratamos de aplicar los límites, sabremos que no están bien definidos o no los estamos aplicando bien y si vemos que cada vez nos muestra cómo más intensidad que tiene miedo, cuando nosotros pensamos que es una tontería, empezaremos a validar sus emociones y empezaremos a protegerle y proporcionarle un entorno seguro…

Son solo cuatro variables y algunos ejemplos, pero esperamos que os ayuden a mejorar la relación con vuestros perros o, esperemos que en muchos casos, a confirmar que ya lo estáis haciendo muy bien. Si no os hemos convencido, dadle una segunda lectura y si seguimos sin hacerlo, escribidnos, porque seguramente no lo hayamos explicado tan bien como nos hubiera gustado.

Porque de verdad que creemos que el entendimiento de estos puntos fundamentales en la relación con nuestros perros, nos hará relacionarnos mejor con ellos y nos ayudará también en nuestro desarrollo personal, al mismo tiempo que conseguimos dejar de sufrir a nuestros compañeros para empezar a disfrutarlos….

Porque recuerda lo más importante… ¡No te olvides de disfrutar de tu perro!

Puedes ver todas nuestras publicaciones siguiendo este enlace.

Bahía, nuestra orejotas, sigue esperando alguien dispuesto a darle el hogar que necesita desde hace tanto tiempo. Si quieres darle la oportunidad que se merece, puedes ponerte en contacto con Hoope.org:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: