dogminancia_capturar comportamientos perro

Una de las cosas que todo el mundo se suele proponer, cuando introduce un perro en su vida, es enseñarle a hacer cosas. Hemos leído muchas veces la importancia de la obediencia y de enseñar cuanto antes a nuestros perros, si no queremos tener problemas con ellos…

Somos los primeros que creemos que los, mal llamados, ejercicios de obediencia (odiamos llamarlos así) son una muy buena forma de fortalecer el vínculo con nuestro perro, educarle, tener un perro mas relajado, divertirnos, etc. pero creemos que, una vez mas, nos equivocamos en el planteamiento.

Por un lado, nos tomamos esos ejercicios de obediencia como eso, como algo muy serio que consiste en que yo mando y el perro obedece, en lugar de tomárnoslo como un juego pero, además (y éste es el verdadero motivo para escribir esta entrada), nos creemos demasiado importantes y damos por hecho que nosotros somos muy listos y nuestro perro es muy tonto y que somos nosotros los que les enseñamos a sentarse, a tumbarse, estarse quietos, etc. Muchos de esos comportamientos son, sin embargo, comportamientos que el perro ya “trae de serie” desde el día que nació…

Lo que realmente hacemos cuando practicamos obediencia (en este caso hablamos de obediencia básica) es conseguir que el perro relacione una indicación nuestra (por ejemplo, “sienta”) con una acción (el perro se sienta). Entonces, si queremos que el perro relacione una indicación nuestra con una acción que ya sabe hacer ¿no sería mucho mas fácil “capturar” el comportamiento en el momento en el que el perro lo hace de forma natural que, como vemos muchas mas veces de las que nos gustaría, forzándole o convirtiendo esos ejercicios de obediencia en una penitencia para perros y personas? Nos explicamos con un ejemplo:

En el pasado, hemos sufrido muchas veces los grupos de clases de obediencia básica en los que, entre otras cosas, se practicaba la llamada. Y hemos visto también muchas veces perros y personas frustrados porque las cosas no salían como se pretendía, casi siempre, porque se estaba forzando una conducta en un entorno difícil (lleno de perros, todos ellos nerviosos, con sus acompañantes humanos también nerviosos, muchas distracciones, mucha tensión…). Mucho mas barato, fácil y constructivo hubiese sido que esas personas hubiesen practicado primero en un entorno mas tranquilo… y aún hubiese sido mas fácil que hubiesen empezado por “capturar de su perro el comportamiento que desean” ¿Como? Aprovechando el día a día. ¿cuantas veces en un día corriente tu perro se acerca a ti? ¿Cuantas veces tu perro, por muy descontrolado que esté, vuelve hacia ti después de haberse fugado para jugar con un perro o perseguir un gato? En estos casos muchas veces nos enfadamos y conseguimos que nuestro perro vaya perdiendo las pocas ganas que todavía le quedaban de acercarse a nosotros ¿Y si hiciésemos justo lo contrario? Si en estos casos en los que el perro, espontáneamente, decide realizar el comportamiento que queremos  le premiásemos (con un “muy bien” lleno de felicidad, con comida, con un juguete, etc.) conseguiríamos aumentar la frecuencia de esta conducta… (y repetimos, todo esto no es incompatible con practicar ejercicios de obediencia pero, cuidado con como lo hacemos….)

Es solo un ejemplo, pero creemos que es suficientemente ilustrativo, y que lo podréis trasladar fácilmente a cualquier comportamiento o acción que queráis que vuestro perro realice (estar tranquilo, sentarse, dar la patita…. lo que queráis!!). ¿Hay algún comportamiento mas fiable que el que el perro decide hacer porque quiere, sin ningún tipo de intervención nuestra? No. Sin ninguna duda, éste será el comportamiento mas fiable y el mas fácil de aprender y de practicar para perros y humanos. A una persona normal, que solo quiere compartir su vida con un perro normal, le debería dar igual si su perro acude cuando le llama en diez o en cinco segundos, o que se siente de determinada manera al lado suyo. El buscar esa perfección, normalmente, no hará mas que aumentar la imperfección y, en muchos casos, convertirla en un problema.

Así que, ya sabes, relájate y disfruta de tu perro pero estate siempre preparado y aprende a capturar los comportamientos que quieres que realice. Aprende a agradecer a tu perro las conductas que quieres reforzar, no te preocupes mucho de que sean mas o menos perfectas en función de lo que te has imaginado o te han dicho que deberían ser (si realmente descubres que esa es tu pasión y que puedes y quieres hacerlo mucho mejor siempre se está a tiempo de preguntarle a tu perro si está de acuerdo y de seguir mejorando), porque si tu perro ha decidido hacerlas de esa manera es porque le resulta mas natural hacerlas así y, por lo tanto, será mucho mas probable que las siga realizando en el futuro, sin depender de que lleves encima chuches o no,  le hayas puesto un determinado collar, le pegues uno o dos gritos…

Y recuerda lo mas importante….¡¡¡No te olvides de disfrutar de tu perro!!!

Puedes consultar todas nuestras publicaciones siguiendo este enlace. 

En la fotografía de Rocky, no les ha hecho falta capturar nada. Es La cara de espabilado que tiene de nacimiento a pesar de no haber vivido nunca en un hogar… Ahora lo está pasando muy mal en la protectora y necesita salir de allí. Si quieres darle la oportunidad que se merece puedes ponerte en contacto con Hoope:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s