Dogminancia-no abandones

Hoy estaba muy feliz, contando los días que nos quedan para irnos de vacaciones, pero no he podido evitar acordarme de todos esos perros que este verano han sido y serán abandonados. Y no sé si será buena idea o no, pero me dispongo a decir lo que pienso:

Si eres uno de esos hijos de puta que ya lo ha hecho, no puedo mas que lamentarme y decirte que espero que estés muy arrepentido de lo que has hecho, porque sabes que él no se merecía acabar muerto en una cuneta, vagando por las calles,  aterrado, tirado en el frío suelo de una perrera o, en el mejor de los casos, en un nuevo hogar en el que seguro le tratarán como tú nunca lo hiciste pero al que él, a pesar de todo, seguro hubiese renunciado por irse de vacaciones y pasar el resto de su vida contigo. Ya nada podrá reparar el daño que has hecho, pero espero que la vida sea justa contigo y, sobre todo, espero que nunca más se te ocurra compartir tu vida con un perro porque ni tú te mereces todo lo bueno que recibirás, ni él se merece nada de lo que ya has demostrado que eres capaz de hacer.

Si estás pensando en ello pero aún no lo has hecho, por favor, no te conviertas en ese hijo de puta. El solo hecho de haberlo pensado te descalifica como ser humano, pero no vayas mas allá, por favor, no lo hagas. Todavía puedes demostrar que no eres ese ser sin sentimientos que todos intuimos. Piensa en los motivos que te llevaron a integrar un perro en tu vida y piensa en los motivos que ahora te hacen desprenderte de él, de la forma más ruin que se puede hacer, como ni siquiera harías con un mueble ¿por irte de vacaciones? ¿De verdad no te lo puedes llevar? ¿Nadie se puede hacer cargo de él?¿no puedes pagar una residencia? ¿no puedes buscar ayuda? ¿De verdad que no pensaste en todo esto cuando lo introdujiste en tu vida? ¿En que estabas pensando? No me puedo creer que no tengas ni una pizca de compasión, ni de empatía, con ese bichito que espera todos los días a que vuelvas a casa solo para recibir una caricia. No, no puedes ser ese hijo de puta. No puede ser que en ningún momento hayas pensado que se trata de un ser indefenso, carente de la malicia que a ti te sobra, y no puede ser que no hayas pensado que, en el momento que lo hagas, nunca mas podrás tener la conciencia tranquila, porque sabes que él no se lo merece, porque sabes que no estás haciendo lo correcto y, sobre todo, porque sabes que él nunca lo haría.

No lo hagas, por favor, no lo hagas. Hazlo por él que, a pesar de todo, sigue pensando que eres lo mejor que le ha pasado en la vida. Hazlo aunque sea por ti, por puro egoísmo, por ser mejor persona y poder mantener la conciencia tranquila, por no convertirte en ese hijo de puta pero, por favor, no lo hagas.

Relacionado: El miedo en los perros abandonados.

En dogminancia.com recomendamos colaborar con la protectora Hoope (nosotros lo hacemos):

 

Deja un comentario