Perro tira correa-dogminancia

Uno de los momentos mas problemáticos en la relación perro-humano es el paseo con correa. Hay que entender que ir atado es completamente antinatural para un perro, pero a la vez es algo necesario en el mundo en el que vivimos por lo que el trabajo se tiene que centrar en dos aspectos:

  • Ponerse en el lugar del perro y entender la dificultad que supone para él.
  • Conseguir que nuestro perro entienda que no queremos que tire, así como que el no hacerlo le reporta beneficios.

Es importante dejar claro que cualquier sistema intrusivo que utilicemos (collares de púas, de ahorque, eléctricos, pasar la correa por debajo de las patas, etc.), además de ser lesivo para el perro, no solucionará el problema (en el mejor de los casos lo enmascarará) y, sin embargo, podrá ser el origen de problemas de conducta (especialmente de reactividad hacia perros y/o personas). El único comportamiento fiable es aquel que el perro hace porque quiere, por lo que nuestro único objetivo tiene que ser guiarle y motivarle para que así sea.

Material: Es recomendable utilizar arnés o un collar ancho, en función de la morfología del perro, ya que éstos no les provocan ningún dolor al tirar, así como una correa larga y ligera (entre dos y tres metros) que les de libertad de movimientos y que a su vez nos permita recoger fácilmente, en caso de ser necesario. Los mosquetones, anillas, etc. deberían ser lo mas ligeros posible, al igual que las partes blandas, que también deberían ser lo mas confortables posible para el perro (en caso de tener que elegir, debería primar el confort sobre la estética).

El paseo comienza en casa. Seguramente somos pesados, pero creemos que es importante recordar que es indispensable que el perro viva relajado y tranquilo. Si el perro está nervioso en casa, difícilmente va a estar calmado cuando salga a la calle y reciba un montón de estímulos al mismo tiempo que un collar le machaca el cuello. No deberíamos salir hasta que el perro no esté calmado, por lo que es mejor que antes de hacerlo no juguemos con ellos, les manipulemos o les hablemos de forma que les active. Si saltan sobre nosotros,  nos arañan, etc.,  lo mejor es darles el costado o la espalda y no hacer nada hasta que no se calmen. Una buena idea si el perro está nervioso en casa es repartir premios por la misma, antes de salir para que los tenga que buscar mediante el olfato, ya que es una actividad que les relaja mucho (es mejor, al menos al principio, no esconderlos mucho y esparcir bastantes para que el perro los encuentre tranquilamente y no se frustre). Una vez que se calma, le ponemos el collar/arnés de forma tranquila.

Paseo-dogminanciaSi el perro está tranquilo, ya podemos salir a la calle. Si nuestro compañero está acostumbrado a tirar, su inercia será hacerlo, aunque esté relajado. Lo único que tenemos que hacer para corregirlo es coger la correa por su extremo y estar atentos para que en cuanto el perro empiece a tirar (aparezca tensión en la correa), parar. No hay que pegar tirones. Dentro del margen de la correa podrá moverse hacia donde quiera, el único límite se lo pondrá la propia correa (lo que si es importante es que no nos arrastre, aunque sea mínimamente, cuando paremos. El perro debe notar que paramos, pero sin que haya tirón de la correa por nuestra parte. El tirón lo da él). No reanudaremos la marcha hasta que desaparezca la tensión. Lo importante, si queremos que el perro lo asimile rápido, es que paremos exactamente cuando aparece la tensión (cuando notemos que el perro tira) y reanudemos exactamente cuanto desaparezca (notamos que el perro afloja). Los perros aprenden principalmente por asociación por lo que en cuanto el perro relaciona que cuando tira no consigue avanzar hacia donde quiere y que cuando afloja si lo hace, dejará de hacerlo. Si, por ejemplo, el perro quiere ir ir a oler algo, no avanzaremos mientras tira, pero en cuanto deje de tirar, podemos premiarle dejándole acercarse. Esto le ayudará a entender el beneficio que supone no tirar.

Otra técnica complementaria a la anterior, es ir premiando al perro cuando está dentro del margen de la correa. Si el perro sabe que dentro de ese área pasan cosas buenas, tendrá mas tendencia a estar cerca de ti y a no tirar de la correa.

Como habréis comprobado, en ningún momento decimos que el perro tenga que ir junto a nosotros todo el rato. En Dogminancia.com creemos que el momento del paseo es para ellos y que, por lo tanto, el perro tiene que tener libertad, para oler, moverse, etc. dentro del margen de la correa. No nos gusta tener “perros soldado”, que están continuamente trabajando. Con lo expuesto anteriormente, conseguimos tener un compañero cómodo de pasear, que no nos generará ningún problema. El siguiente paso será, si queremos, enseñarle el “junto” para que, por ejemplo, se pegue a nosotros si vamos a pasar al lado de alguien.

Es necesario aclarar que esta publicación es útil para que el perro no tire de la correa habitualmente. En nuestra opinión, no deberíamos obsesionarnos en conseguir que no tire en ninguna ocasión ya que evitar que el perro tire puntualmente ante ciertos estímulos (gatos, sustos, que vea a personas a las que quiere mucho,… etc.) puede ser complicado para alguien que no sea un profesional o le dedique el tiempo suficiente. Evidentemente todo depende del perro que tengamos (como siempre, recomendamos observarle para conocerle lo mejor posible), de lo que trabajemos y del vínculo que tengamos con él. En cualquier caso, la diferencia estará entre tener un perro descontrolado que nos arrastre por la calle o un perro controlado que pega un tironcito en un momento puntual y que, si queremos, podemos reconducir rápidamente gracias al vínculo que hemos logrado con él.

Imprescindible, si queremos que nuestro perro deje de tirar de la correa:

  1. El paseo es para el perro
  2. Necesitamos un collar/arnés cómodo para el perro y una correa ligera y manejable de 2-3 metros
  3. El paseo comienza en casa (necesitamos un perro tranquilo)
  4. Nunca hay que pegar tirones de la correa (evidentemente, siempre hay excepciones, como si necesitamos sacar al perro de una situación peligrosa)
  5. El “timing” es muy importante: Parar cuando tira, reanudar la marcha en cuanto afloja
  6. Hay que conseguir que pasen cosas buenas alrededor nuestro y es bueno premiar cuando deja de tirar (dejando ir hacia lo que quiere, por ejemplo)
  7. Ser constante y no obsesionarse. Que el perro tire en un momento puntual no es un problema por lo que no tenemos por qué cambiar el sistema. Solo la constancia y la coherencia garantizan el éxito.
  8. Nada de lo anterior funcionará si nuestro perro (o nosotros) no estamos equilibrados emocionalmente (siempre hay que tratar el tema desde un punto de vista holístico).

Y recordad lo mas importante…. ¡¡¡no os olvidéis de disfrutar de vuestro perro!!!

Puedes consultar todas nuestras publicaciones siguiendo este enlace.

Anuncios

6 comentarios

  1. Llevo dos dias siguiendo vuestros consejos y el cambio en el perro ha sido increible. Antes tiraba muchisimo.
    Gracias por viestra ayuda. Espero que vuestros proximos post sean tan utiles como este

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario María!!
      Nos anima muchísimo a seguir adelante con este proyecto.
      En el primer post, decíamos que con ayudar a una sola persona nos dábamos por satisfechos y ya sois muchos los que nos habéis felicitado por distintas vías. Muchas gracias a todos!!!
      Gracias a vosotros el Proyecto Gara continúa con más fuerza que nunca!!!

      Me gusta

  2. Mi caso es que salgo con dos perros uno tira mucho y el otro no. Además a la hora de poner el collar a la que tira es un show,se pone nerviosa de contenta y hay que perseguirla. Muchas gracias

    Me gusta

  3. Hola Elena. El procedimiento a seguir sería el mismo aunque tengáis dos perros pero es verdad que se hace más dificil con dos por lo que te recomendamos que, si es posible, les saques por separado durante un tiempo o con otra persona que lleve al perro que no tire.
    Os recomendamos que hagáis trabajo de olfato antes de salir y que no persigáis a la perra. Lo mejor es tener paciencia, ya que en cuanto entienda que no va a salir hasta que esté tranquila y que ya no participáis en “el juego de perseguirla” se calmará e irá hacia vosotros. Probad, al revés, no le prestéis atención y haced todo el proceso como si os fueseis (coger las llaves, la correa, etc.), id hacia la puerta, no la llaméis, ignoradla, tened mucha paciencia y acabará acercándose. Seguramente cuando vaya, volverá a salir corriendo si le intentáis poner el collar. No la llaméis ni corráis detrás de ella, volverá a acercarse, presentadle el collar poco a poco y con calma (sin hablarle y sin movimientos bruscos) hasta que se deje ponérselo. Al principio os podéis ayudar con comida o con algún juguete que le guste y según pasen los días y se vaya calmando se lo vais retirando o alternando.
    Tened paciencia. Al principio es muy pesado pero si sois constantes generalmente lo pillan rápido. Si no conseguís solucionarlo buscad un buen profesional que os guíe en el proceso y que os podría ayudar a detectar otros posibles problemas que haya detrás de esto (es difícil asegurarlo sin ver al perro, pero no parece que haya ninguno. Solo aseguraos de que la rutina de paseos es buena para el en cuanto a duración, intensidad,relación con otros perros, etc).
    Esperamos haberte sido de ayuda. Muchas gracias por seguirnos y por participar con tu comentario!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s